EL MONO DEL ESPACIO

 

Dibujo, ilustración, bolígrafo Bic, Arte, Surrealismo, Drawing, illustration, Bic ballpoint, Art, Surrealism,

MONO DEL ESPACIO


Los simios del espacio tienen todo su cuerpo recubierto de un plumaje cristalino que les ayuda a concentrar la energía del sol hacia puntos determinados de su morfología y protegerse de la radiación.
Su patrón temporal es de cinco en la escala de arduino. Eso quiere decir, que en condiciones normales, viven en un presente cinco veces más lento que el nuestro. Aunque pueden llegar a dilatarlo o acelerarlo a voluntad para adaptarse a las extremas circunstancias de su entorno llegando incluso a expandirlo por encima de ocho en el umbral de cuarvi.
La energía y los nutrientes los obtienen de diversas fuentes: en una primera estancia tienen la capacidad de sintetizar minerales que digieren de los helados cuerpos rocosos en los que habitan.
Cuando su comida alcanza el estomago principal, canalizan la radiación solar a través de su plumaje cristalino hasta que rompen las moléculas de las rocas. Sin embargo su fuente principal la obtienen de la agricultura. Aunque parezca increíble, han hecho posible la creación de un sistema que logra generar cultivos en el interior de los asteroides.
Gracias a su extraordinario sistema de posicionamiento pueden calcular su lugar en el espacio y su dirección en relación a los objetos estelares de su entorno. El material cristalino de su plumaje les sirve a la vez como astrolabio y como telescopio. Poseen también una sensibilidad extrema para detectar pequeñas fluctuaciones en cualquier campo del espectro electro-magnético.
La técnica que utilizan es la siguiente:
ellos parten de un asteroide que tiene un núcleo rocoso o férrico. Actuando sincronizádamente sobre el pequeño cuerpo celeste, haciendo intervenciones en su orografía, modificando la relación de pesos, generando pequeñas explosiones al concentrar la luz en determinados puntos y ejerciendo presión en zonas estratégicas mediante poderos impulsos consiguen modificar las órbitas de los astros que progresivamente se van acercando entre si, hasta hacerlos orbitar uno al rededor del otro. Llegado a este punto la presión que ejerce la gravedad de los dos asteroides orbitando juntos sobre las distintas densidades de los materiales que los conforman hace que la dilatación y la resistencia a la atracción actue con una intensidad distinta en cada una de las capas. Lo que provoca que se cree una gran presión y una enorme fuerza de rozamientos entre ellas. Que a su vez genera mucho calor. Y es al albor de esta energía que desarrollan un pequeño ecosistema compuesto principalmente por hongos, bacterias e invertebrados. Son estos complementos los que les proporcionan las capacidades nutritivas necesarias para sobrevivir en las bastas extensiones de espacio que conforman el sistema solar externo.
Debido a su sincronización y precisión, salvan las grandes distancias que existen entre las objetos interestelares saltando y utilizando su plumaje como vela. Aprovechándose de las, ya debilitadas pero consistentes, corrientes de viento solar.
Mucho del fenómeno de los cometas que observamos en nuestro lado del sistema solar ha sido producido directa o indirectamente por su intervención.
Los simios son violentos y belicosos. Los clanes y las racias son bastante frecuentes. También se especula con la posibilidad de que estén interaccionando con otras especies de las que solo tenemos constancia por las huellas que el combate a dejado en sus cuerpos.